martes 21 de noviembre de 2017

Beatriz de Andrés: “Una empresa ética debe tomar decisiones basándose también en la dignidad humana y la felicidad”

por

MADRID.- Todas las empresas tienen derecho a contar en los medios de comunicación lo que aportan de bueno a la sociedad, como parte imprescindible que son de esta. Es la convicción de Beatriz de Andrés, fundadora y directora general de Art Marketing, agencia española de comunicación y relaciones públicas que defiende y promueve la labor de las pequeñas y medianas empresas, de esos “héroes y heroínas”, en sus palabras, que son los que crean la mayor parte del empleo a nivel nacional.

Periodista vocacional y mujer comprometida con la mejora de la sociedad, De Andrés fue además miembro fundador de la Asociación Federal Española para el Fomento de la Economía del Bien Común. También tiene la vicepresidencia de la Asociación Española de Mujeres Empresarias de Madrid (Aseme) y forma parte de la Comisión de Ética, Responsabilidad Social e Igualdad de la Confederación Empresarial de Madrid-CEOE (CEIM). Sobre todas estas cuestiones conversamos con ella en la siguiente entrevista.

N+: -Ustedes afirman que Art Marketing es la “agencia de las buenas noticias”. ¿Que es para Art Marketing una buena noticia?

BEATRIZ DE ANDRÉS: -Una buena noticia son todas aquellas novedades que hacen alusión a la vertiente constructiva del ser humano. Innovación, empleo, progreso, buenas práctica. Ayudamos a las empresas a darse a conocer porque es parte de su reputación. Las empresas con las que trabajamos son organizaciones que están, de una manera u otra, contribuyendo a hacer una sociedad mejor, a través de la tecnología o de la promoción de la salud, mediante el uso responsable de los recursos energéticos, facilitando el trabajo, creando empleo, apoyando a grupos sociales más desfavorecidos. Como empresas obviamente tienen que considerar la obtención de beneficios, pero si están haciendo las cosas bien, ¿por qué no van a contarlo y utilizar su ejemplo para darse a conocer y que estén mejor consideradas ante sus clientes?

-¿Con qué tipo de clientes trabajan?

-La mayoría de nuestros clientes son empresas de tecnología, para usuarios finales o para profesionales. También trabajamos con organizaciones que ofrecen servicios de consultoría, salud, industria, bienestar… en cuanto a la localización geográfica; tenemos la enorme suerte de trabajar con empresas internacionales con sede ubicada en distintos continentes.

Podríamos dividirlos en dos grupos: aquellos que promueven su valor diferenciador en el mundo real a través de medios de comunicación tradicionales, eventos, etc., y los que prefieren el mundo virtual y redes sociales como plataforma para darse a conocer. Son visiones complementarias y ambas necesarias, dependiendo del público al que se dirijan. Lo importante no es el canal, sino el mensaje. 

-En Art Marketing defienden que todas las empresas tienen derecho a tener voz en los medios de comunicación. ¿Qué es lo que aportaría una mayor pluralidad de actores económicos en la escena mediática?

Que los grandes grupos editoriales fueran conscientes de que la economía española está sostenida en un 80% por pymes, y que las pymes no tienen grandes presupuestos para publicidad. Parece que los medios sólo dan cobertura a las noticias si se está en el IBEX 35 o pagan campañas. Hay que considerar que en nuestro país, el empleo lo generan las pequeñas empresas y que son las pymes las que soportan la mayor carga impositiva… Creo que es la hora de que levantemos la voz para apoyarles y darles su merecido reconocimiento.

-Usted fue miembro fundador de la Asociación Federal Española para el Fomento de la Economía del Bien Común. ¿Qué es lo que le hace apostar tan claramente por este modelo?

-El convencimiento de que las empresas somos el motor de la economía, y de que estamos viviendo una nueva revolución silenciosa pero inexorable. Por un lado, la tecnificación y la economía digital; por otro lado, la vuelta a un modelo más “apegado” a la tierra en el que se garantiza la sostenibilidad y el bienestar social. Lo que está claro es que el mundo ya no se divide entre capitalistas y comunistas.

La Economía del Bien Común es una declaración de intenciones de lo que queremos para nuestro futuro: un crecimiento sostenible, humanizado, no despersonalizado, y que no sea próspero a costa de la dignidad del ser humano. Y en todo ello, las empresas tenemos mucha capacidad de influencia, porque generamos la riqueza, y porque ofrecemos en el mercado los productos y servicios que la gente consume. El poder lo tienen los consumidores, pero no pueden ejercer una decisión de compra responsable si no tienen toda la información sobre cómo se ha producido ese bien o ese servicio. La legislación habrá de regular sistemas en los que además del precio, haya otros sistemas para poder evaluar los valores de las empresas…. En esta línea estamos trabajando con el Balance del Bien Común.

-La Economía del Bien Común integra en el balance económico los valores humanos. Si además de integrar dichos valores, queremos promoverlos, ya estamos hablando de comunicación: de comunicar estos valores para extenderlos. ¿Es posible construir una auténtica “comunicación del bien común” desde punto de partida?

-Los periodistas somos los garantes de ofrecer una información cierta y contrastada. En un mundo donde las redes sociales van superando a los medios de comunicación tradicionales y donde cualquiera, desde una cuenta de YouTube por ejemplo, puede llegar a millones de seguidores, tenemos que reflexionar sobre el papel de los periodistas para “poner cordura” en un entorno donde priman los likes a la reflexión.

Por tanto, partimos de que buscar el bien común es una misión colectiva y atemporal, en la que todos contribuimos en mayor o menor medida, frente al individualismo y al cortoplacismo. Los canales de comunicación cambian, sin embargo, los valores esenciales del ser humano deben permanecer inalterables para el futuro. Todos buscamos la felicidad, pero en distintos sitios; estoy segura de que, en algún momento de la historia, se cruzarán de nuevo nuestros caminos para volver a conciliar el ser humano con sus principios y sus creencias en armonía con el medio. La comunicación es lo que ha permitido al ser humano llegar hasta aquí, y será lo que nos permita crear el mundo del futuro.

-Como vicepresidenta de la Asociación Española de Mujeres Empresarias de Madrid (Aseme) y vocal de CEIM, ¿qué valoración hace del papel de la mujer empresaria en España?

-Hasta hace apenas 45 años aún se necesitaba el permiso de un marido o un padre para abrir una cuenta bancaria. Siempre ha habido mujeres emprendedoras y valientes, no solo las reconocidas por la historia, que son bien pocas, sino millones que trabajaron en el campo, en las fábricas que fueron abanderadas, no por ideología, sino por necesidad. Ahora nos planteamos una sociedad en igualdad porque somos conscientes de que es una mejor sociedad, en la que todos nos respetemos, complementemos y promovamos, más allá de nuestro género.

Ahora el reto es asumir el poder. Estar representadas y ser parte de los órganos de decisión políticos y económicos, sin necesidad de afirmarnos prosiguiendo los roles masculinos, sino poniendo en valor nuestras virtudes como colectivo. En un momento de la historia en el que las mujeres estamos más preparadas académicamente que nunca, en el que la legislación ampara la igualdad, ¿qué pasa que en los consejos de dirección aún hay menos mujeres?, ¿por qué existe brecha salarial? Yo creo que son realidades que hay que estudiar detenidamente porque los motivos son poliédricos.

Las mujeres empresarias (aunque aún estemos lejos de ser la mitad del empresariado y nuestras empresas sean mayoritariamente pymes) tenemos una misión importante para contribuir a que esto cambie. Tenemos la capacidad de decisión en nuestras empresas, podemos ser ejemplo para otras, podemos incorporar medidas de conciliación para facilitar a otras (y otros que la conciliación es cosa de dos).

En todo caso, no debemos olvidar que aun faltando muchas cosas, España es un país privilegiado y desarrollado, donde las leyes están mayormente a favor de la mujer, tenemos una educación universal y las normas sociales permiten autonomía y capacidad de decisión. Lamentablemente esas posibilidades no existen aún en otros muchos países.

-Su compromiso por la igualdad también queda patente en Art Marketing. Cuéntenos algunas de las iniciativas que lleva a cabo en su empresa en este sentido.

No somos una empresa igualitaria, porque el 100 por ciento somos mujeres (esto no es anecdótico, en nuestro sector hay muchas más mujeres). Así que para hacer honor a la verdad, no somos ejemplo de igualdad. Pero es cierto que a lo largo de los años hemos ido incorporando distintas iniciativas que favorecen la conciliación: horarios flexibles, teletrabajo, jornadas intensivas o días de “guardería” cuando no hay clases, vacaciones de libre disposición; son pequeños beneficios que aún valoran, sobre todo, las mujeres.

-También es miembro de la Comisión de Ética Empresarial de CEIM. ¿Cómo debe ser una empresa ética?

-Una organización que mire por sus clientes, por sus proveedores y por sus colaboradores, que respete el medio ambiente y que vele por las personas de su entorno.

Una empresa ética debe tomar decisiones no sólo basándose en el balance financiero, sino también en otros criterios relacionados con la dignidad humana y la felicidad, ahora y del futuro, de los agentes implicados.

Sin embargo, no sirve de nada una “empresa bonita” si no gana dinero. La gente quiere cobrar su nómina en euros, y además hacerlo de forma honrada y ética. Por eso es tan importante que las organizaciones sean coherentes con sus valores y elijan proveedores que también sean igualmente éticos y respetuosos. Por eso es tan importante la comunicación, porque hoy en día, los valores son un intangible de prestigio… y eso hay que mostrarlo.

-¿Qué tipo de buenas noticias le gustaría comunicar en el futuro?

-Soy muy fan de la innovación, así que me tienta pensar en cualquier noticia relacionada con la tecnología y cambios de paradigmas sociales. Y ya que se me brinda la oportunidad, aprovecharé para soñar un poco con los titulares que me gustaría ver en el futuro: “El 100% de los hogares españoles son autónomos en energía o sólo consumen renovables”. “El consumo de los alimentos ecológicos nos ha hecho más inteligentes” o “Se da por erradicada la malnutrición en el mundo”. También alguna noticia sobre las mujeres y el poder: “Desde que las mayores potencias están presididas por mujeres, la diplomacia ha anulado todos los conflictos armados del planeta”, o alguna más friki: “La vida extraterrestre y los seres humanos vivimos en armonía”; “La meditación y espiritualidad supera en tiempo dedicado a las pantallas”, y por supuesto, “Art Marketing cumple 100 años ayudando a comunicar las buenas noticias de sus clientes”.

+INFO: http://www.artmarketing.es