viernes 20 de octubre de 2017

Fallo favorable para los bosques nativos, al mismo tiempo que se desfinancia su protección  

Precedente importante: un reciente fallo de la Corte Suprema de Justicia frenó el desmonte de bosque nativos en la provincia de Jujuy debido a las irregularidades en los estudios de impacto ambiental

Consuelo Bilbao / @cebilba por

Bosques nativos: fallo favorable para los de Jujuy

Una vez más el Presupuesto Nacional no cumple con la Ley de Bosques Nativos (26.331). El reciente proyecto de presupuesto (2018) que fue enviado al Congreso de la Nación, otorga menos fondos para la Ley de Bosques que el asignado para 2017. Desde el año 2010, en el que la norma fue reglamentada y se conformó el Fondo Nacional  para  la  Conservación  de  los  Bosques Nativos, las partidas asignadas para la protección de los bosques no cumplen con la ley. Para el próximo año, el presupuesto prevé solo un 6,3 por ciento de lo que debería asignarse por la norma, evidenciando por noveno año consecutivo la violación a la norma de protección de bosques nativos.

Sin embargo, no todas son malas noticias para los bosques: un reciente fallo de la Corte Suprema de Justicia frenó el desmonte de bosque nativos en la provincia de Jujuy debido a las irregularidades en los estudios de impacto ambiental. Las autorizaciones habían sido otorgadas en los años 2008 y 2010,  para desmontar una superficie de 1470 hectáreas.

Años atrás se presentó un recurso de amparo para anular las resoluciones de la Dirección Provincial de Políticas Ambientales y Recursos Naturales que autorizaba los desmontes, que fue concedido en primera instancia, pero más tarde fue revocado por el Tribunal Superior de Jujuy, fallo que finalmente fue revocado la semana pasada por la CSJN, alegando el principio precautorio.

Entre las irregularidades existentes en las autorizaciones a los desmontes, está la falta de consideración de las inspecciones que daban cuenta de las omisiones realizadas en el Estudio de Impacto Ambiental. Las inspecciones indicaban la inexistencia en los mapas del EIA de determinados ecosistemas que existen en la zona, tampoco se tomaban en cuenta la necesidad de implementar medidas de mitigación. Además, el EIA solo analizó 1200 hectáreas y las autoridades solo fiscalizaron 600 hectáreas. Tampoco se realizaron las Audiencias Públicas de forma previa a las autorizaciones otorgados, tal cual lo establece la Ley Nacional de Protección de Bosques Nativos.

Si bien el fallo es sobre una superficie pequeña, marca un precedente importante ante las diversas autorizaciones cuestionadas en las provincias del Norte argentino, como así también ante los constantes desmontes ilegales.

La Argentina se encuentra en la lista de los diez países que más deforestaron entre 1990 y 2015. Se perdieron 7,6 millones de hectáreas, con un promedio de 300.000 hectáreas por año.

La sanción de la Ley de Protección de Bosques Nativos fue un logro importante para frenar la creciente tasa de deforestación que sufría el país. Sin embargo, a nueve años de su sanción todavía no se logra la efectiva implementación de la norma. Desde la aprobación de la Ley hasta fines de 2016 se deforestaron un total de 2,4 millones de hectáreas, de las cuales más de 750 hectáreas pertenecían a bosques protegidos.

FUENTE: Greenpeace. Deforestación en el Norte de Argentina, junio 2017